18/03/2009 | Actualidad > AsiaMedia
Como el tronco de un árbol salido de una pintura futurista, así es la torre hotel que el arquitecto japonés Toyo Ito (1941) ha levantado en la plaza de Europa de L’Hospitalet, justo en el acceso de Fira Barcelona desde la Gran Via. Nuevo icono de la entrada de Barcelona, su silueta de color rojo entre sangre y tierra- «tardamos mucho tiempo en decidir qué tonalidad de rojo iba mejor», comentaba ayer el arquitecto en Barcelona- hace pareja con una torre ortogonal acristalada destinada a oficinas. Estará acabada en mayo y el hotel, que supone el desembarco de la cadena Hoteles Santos en Barcelona, podrá empezar a funcionar en octubre, una vez que finalice el interiorismo del edificio, que también diseña el arquitecto japonés. Forman parte de un proyecto mucho más amplio. Su estudio se encarga de toda la ampliación de Fira 2, una obra que, de momento, no tiene problemas de financiación. «Incluso a mí me extraña que mi estudio no esté muy afectado por la crisis», comentaba ayer durante la presentación de la exposición de sus obras españolas que presenta en Casa Asia hasta finales de mayo. «Supongo que es porque casi todos mis proyectos son de financiación pública»

Como el tronco de un árbol salido de una pintura futurista, así es la torre hotel que el arquitecto japonés Toyo Ito (1941) ha levantado en la plaza de Europa de L’Hospitalet, justo en el acceso de Fira Barcelona desde la Gran Via. Nuevo icono de la entrada de Barcelona, su silueta de color rojo entre sangre y tierra- «tardamos mucho tiempo en decidir qué tonalidad de rojo iba mejor», comentaba ayer el arquitecto en Barcelona- hace pareja con una torre ortogonal acristalada destinada a oficinas. Estará acabada en mayo y el hotel, que supone el desembarco de la cadena Hoteles Santos en Barcelona, podrá empezar a funcionar en octubre, una vez que finalice el interiorismo del edificio, que también diseña el arquitecto japonés. Forman parte de un proyecto mucho más amplio. Su estudio se encarga de toda la ampliación de Fira 2, una obra que, de momento, no tiene problemas de financiación. «Incluso a mí me extraña que mi estudio no esté muy afectado por la crisis», comentaba ayer durante la presentación de la exposición de sus obras españolas que presenta en Casa Asia hasta finales de mayo. «Supongo que es porque casi todos mis proyectos son de financiación pública».

Leer artículo completo en: