13/02/2009 | Actualidad > AsiaMedia
«Pornografía de la pobreza para el público occidental». Así definía Slumdog millionaire la crítica Alice Miles en The Times. Días después, Los Angeles Times denunciaba «una conspiración contra la película en su carrera a los Oscar». El propio director, Danny Boyle, ha tenido que salir al paso de las acusaciones de explotación infantil de sus pequeños protagonistas y de su mirada de «hombre blanco» asegurando que parte de los beneficios se destinarán a las barriadas de Bombay que refleja en el filme. Más allá de adhesiones, rechazos y justificaciones, lo cierto es que su cinta se ha convertido en el mejor reclamo fílmico para la India desde el rodaje de Ghandi (1982)

«Pornografía de la pobreza para el público occidental». Así definía Slumdog millionaire la crítica Alice Miles en The Times. Días después, Los Angeles Times denunciaba «una conspiración contra la película en su carrera a los Oscar». El propio director, Danny Boyle, ha tenido que salir al paso de las acusaciones de explotación infantil de sus pequeños protagonistas y de su mirada de «hombre blanco» asegurando que parte de los beneficios se destinarán a las barriadas de Bombay que refleja en el filme. Más allá de adhesiones, rechazos y justificaciones, lo cierto es que su cinta se ha convertido en el mejor reclamo fílmico para la India desde el rodaje de Ghandi (1982).

Leer artículo completo en: