08/10/2020 | Actualidad

La suntuosidad del mausoleo más famoso del mundo, el Taj Mahal,  lo sitúa en el extremo opuesto a los enterramientos musulmanes tradicionales, en los que el cuerpo, envuelto en un sudario, se deposita directamente en la tierra, en una fosa cubierta por una sencilla lápida. Perpetúa la tradición de tumba jardín instituida en el Imperio Mogol, donde existen varios ejemplos de gobernantes cuyas cónyuges participaron activamente en el diseño de las tumbas de sus esposos.

Maravilla del mundo

A la muerte del segundo emperador mogol, Humayun, su viuda Haji Begum mandó construir en Delhi un magnífico mausoleo de mármol blanco y arenisca roja. Este monumento es uno de los primeros ejemplos de la arquitectura mogol y el primer jardín mausoleo del subcontinente indio.

La emperatriz Nur Jahan, esposa del emperador Jahangir, e hija de su principal consejero, el persa Itimad Ud Daula, realizó los diseños de los monumentos funerarios de ambos. La tumba de Itimad Ud Daula es una delicada construcción de mármol blanco, precursora directa del Taj Mahal. Se construyó también en Agra a orillas del río Yamuna, en el centro de un jardín. Compuesta por un edificio bajo y cuadrado con un minarete en cada esquina, rematado por una cúpula baja y angular, muestra los primeros trabajos de incrustaciones en piedra dura con temas vegetales que alcanzarán su máxima expresión en el Taj Mahal.

A principios del siglo XX, cuando esta obra había caído prácticamente en el olvido, el polifacético artista bengalí Abanindranath Tagore ofreció un especial homenaje al Taj Mahal. Perteneciente a una prestigiosa familia de artistas entre los que se encuentra Rabindranath Tagore, premio Nobel de Literatura en 1913, emprendió una ardua labor para recobrar la historia y las tradiciones artísticas indias.

En un óleo titulado “La muerte de Shah Jahan” recupera el estilo de la miniatura mogol para representar una escena  en la que el emperador moribundo desde su encierro en el Fuerte Rojo de Agra dirige la mirada hacia el Taj Mahal, su gran obra, representada a lo lejos, mientras su hija permanece sentada a sus pies. En la obra aúna historia y emoción. Esta pintura, que ganó varias medallas, se convirtió en una de sus obras maestras y referencia para el arte moderno indio.

En el mundo islámico los enterramientos son lugares frecuentados en busca de relajación, descanso o meditación. También se convierten en lugares de peregrinación cuando la persona enterrada tiene importantes méritos adquiridos. Se peregrina a tumbas de santos, poetas o gobernantes para establecer un cierto vínculo con el difunto. Paradójicamente el Taj Mahal ha despertado interés mundial por la historia  que representa, pero más aún por la atracción estética que causan la pureza de sus proporciones y la cautivadora belleza de cada uno de sus detalles.

Agra, Uttar Pradesh, India

Mapa de Indonesia

El Mausoleo, en cifras

0
Artesanos
0
Elefantes
0
Rupias

Maravilla del mundo

Guardianes y demonios de los templos de Ubud
  • Mármol de  Makrana

  • Jaspe de Punjab

  • Jade y cristal de China

Más información

Contenido coordinado juntamente con María Jesús Ferro, Grupo de Investigación Asia (GIA)