04/02/2010 | Actualidad > AsiaMedia
La primera visita de Lee Myung-bak a India constituyó un paso importante de la ‘New Asia Initiative’ para reforzar las relaciones de Corea del Sur con los países asiáticos. Los mandatarios de ambos países firmaron varios ‘Memorandum of Understanding’ que afectaban a diversos ámbitos de cooperación, desde el tecnológico al cultural

El presidente Lee Myung-bak visitó Nueva Delhi los días 24 al 27 de enero de 2010. Fue el primer viaje que un presidente surcoreano a India desde la anterior visita del presidente Roh en octubre de 2004. Lee Myung-bak mantuvo una cumbre bilateral con el primer ministro indio Manmohan Singh y asistió con la presidente india Pratibha Patil a los actos solemnes de celebración, el 26 de enero, del 60º aniversario de la entrada en vigor de la Constitución india en 1950. También se reunió con el vicepresidente Monahmmad Hamid Ansari y la presidente del Partido del Congreso Sonia Gandhi. Su visita a India constituye un paso importante de su ‘New Asia Initiative’ para reforzar las relaciones de Corea del Sur con los países asiáticos. Ambos mandatarios firmaron varios ‘Memorandum of Understanding’ que afectaban a diversos ámbitos de cooperación, desde el tecnológico al cultural.

Uno de los objetivos principales fue el relanzamiento de las relaciones económicas y comerciales tras firmar amos países, el 7 de agosto de 2009 en Seúl, el ‘Comprehensive Economic Partnership Agreement (CEPA). El CEPA, ratificado por la Asamblea Nacional el 6 de diciembre, entró en vigor el 1 de enero de 2010. Es el primer acuerdo comercial que India firma con un país de OCDE. India firmó otro similar con Singapur en 2005.Pero Corea del Sur desea elevar el nivel de las relaciones bilaterales, más allá de las comerciales, a otras de carácter político y estratégico como la cooperación en los ámbitos de la energía nuclear civil e incluso e las áreas de seguridad. También se incrementarán los intercambios culturales. Se decidió designar el 2011 como el Año de Corea en India y el de India en Corea.

a) Las relaciones comerciales
Las relaciones comerciales entre India y Corea del Sur, la tercera y cuarta economía asiática, se incrementaron gradualmente a partir de que India inició su proceso de liberalización económica y de apertura al exterior en 1991. Pero los intercambios bilaterales son aún muy bajos teniendo en cuenta el tamaño y la estructura de dos economías que son miembros del G20. India fue el destino de solamente el 2,1% de las exportaciones surcoreanas y el origen del 1,5% de las importaciones en 2008. De todos modos, el comercio bilateral ha ido creciendo desde los 2.100 millones en 1999 a 9.200 millones $ en 2004, 12.000 millones $ en 2007 y 15.560 millones $ en 2008. En 2009 descendieron a 12.200 millones $ a causa de la crisis económica global. Con el CEPA se espera alcanzar la cifra de 30.000 millones en 2014. Corea del Sur disfrutó de un superávit comercial con India de 2.390 millones S en 2008.

Existe una buena complementariedad entre ambos países. Corea del Sur destaca por el ‘hardware’ e India es un gran proveedor mundial de servicios de ‘sofware’. Ambos países acordaron constituir un organismo para impulsar el desarrollo de proyectos conjuntos para aprovechar las sinergias y experiencias entre el IT hardware surcoreano y el desarrollo de software indio.

Corea del Sur es el 5º país inversor en India. 380 empresas surcoreanas ya operan en el país.Los ‘Chaebols’ como LG, Samsung, Hyundai,Lotte y Doosan están presentes y siguen diversificando sus inversiones. A ellos les siguen numerosas PME surcoreanas. Lee Myung-bak antes de aterrizar en Nueva Delhi hizo una previa escala en Chennai para visitar la factoría de Hyundai Motor que entró en India en 1998 y hoy fabrica 600.000 coches al año. También Samsung Electronics opera en Chennai. Pero los niveles de inversión son aún muy bajos debido a que los procesos administrativos para establecerse en India son largos y complejos. Por ejemplo, POSCO que recibió en 2005la luz verde del gobierno central para instalar una acerería en el estado de Orissa tiene frenada una inversión de 1.200 millones$ ante las dificultades surgidas en las negociaciones con las autoridades regionales y locales. Se trata de la mayor inversión surcoreana en India.

Se espera que el KOREA-INDIA CEPA acelere las relaciones económicas. Abrirá más puertas al comercio y la inversión surcoreana en un país de 1.200 millones de habitantes, el 2º país más poblado del mundo con un enorme potencial de crecimiento económico. India creció un 7,5 % en 2009 y la OCDE predice más de un 7 % en 2010. La renta per cápita era solo 1.052 $ en 2008, pero si consideramos el PIB por la paridad de poder de compra, India es el 4º mundial, tras EEUU, China y Japón.

El CEPA establece una gradual reducción o eliminación arancelaria que afectará al 74,5 % de los productos manufacturados industriales surcoreanos dentro de los 8 años desde su entrada en vigor y una reducción de las tarifas en otro 10,9 % dentro de los 10 años. Incluye productos industriales como componentes de automóvil y materiales electrónicos. A su vez, Corea del Sur eliminará tarifas sobre el 87,5 % de las exportaciones indias dentro de los 8 años y reducirá aranceles hasta el 50% en otros 4,8 de productos entre los 8 y los 10 años. Cabe subrayar que los productos fabricados en el Complejo Industrial norcoreano de Kaesong tendrán la consideración de productos ‘made in South Korea’. La rápida conclusión del CEPA se explica porque se excluyeron del acuerdo áreas tan sensibles como son los productos agrícolas, los automóviles acabados (sí incluye los componentes), la pesca y los textiles. Estas áreas son las que dificultan o pueden dificultar la ratificación del KORUS FTA y del KOREA-EU FTA. También existen otros aspectos que diferencian el CEPA de los acuerdos firmados con EEUU y la UE. Estos reducen o eliminan tarifas que afectan desde el 93 % al 99 % de los productos surcoreanos dentro de los 5 años a partir de su entrada en vigor. El calendario previsto para producir sus plenos efectos es muy corto. En el caso del CEPA, Seúl y Nueva Delhi firmaron un acuerdo que alcanzará sus plenos afectos más bien a medio o largo plazo.

India espera atraer las inversiones surcoreanas en sectores como química, metal y maquinaria. También se expandirán los servicios en áreas como IT/software, distribución, constitución, turismo, etc. El CEPA incluye un apartado referente al intercambio de recursos humanos. Corea del Sur abrirá el país a la entrada a los trabajadores y profesionales cualificados indios en áreas relacionadas con las Tecnologías de la Información, ingeniería, management, consulting, investigación científica, profesores de inglés, etc. Ello facilitará aún más las inversiones indias en Corea del Sur. Las empresas surcoreanas consiguieron 9 de 44 contratos de India’s Nacional Highway Development Project. También construyen trenes para las mejoras de la infraestructura del metro de Nueva Delhi.

El CEPA beneficiará a ambos países. Un estudio del Korea Institute for Internacional Economic Policy (KIEP) estima que el comercio bilateral puede incrementarse anualmente unos 3,3 billones de $.

b) Otros ámbitos estratégicos de cooperación
Lee Myung-bak exploró las posibilidades de cooperar con India en el ámbito de la energía nuclear civil e incluso propuso firmar un acuerdo bilateral de cooperación en esta materia. India ya ha firmado similares acuerdos con Rusia, Francia, Canadá y EEUU. Cabe recordar que KOPCO consiguió el pasado 27 de diciembre en Abu Dabi un fabuloso contrato por un valor de 20.000 millones $ para construir 4 reactores nucleares en los Emiratos Árabes Unidos y también esta negociando otros contratos para construir otros reactores nucleares en Turquía y Jordania. India al igual que Corea del Sur ha optado por la energía nuclear. Ya tiene operando 17 plantas nucleares, esta construyendo otras 6 y ha planificado construir muchas más para asegurar las actuales y futuras necesidades energéticas derivadas del crecimiento económico del país. Corea del Sur quiere exportar su experiencia en la construcción de reactores nucleares y opta a participar, a través de KOSPO, en el programa indio de construir centrales nucleares para incrementar sus capacidades de energía. Corea del Sur también quiere colaborar en el sector de las infraestructuras y tecnologías medioambientales para lograr un crecimiento ‘verde’, conforme a las recomendaciones de la Conferencia de Copenhague sobre el Cambio Climático.

Finalmente, Seúl y Nueva Delhi exploraron las posibilidades de intercambios en áreas de información militar e incluso coproducir equipamiento militar. Asimismo Corea del Sur tiene previsto proveer 60 aviones KT-1 como parte de un contrato de 500 millones $. Seúl ya ha vendido los KT-1 a Turquía e Indonesia. La cooperación en el ámbito militar constituye un paso importante para estos países que no establecieron sus relaciones diplomáticas hasta 1973.

Jaume Giné Daví, profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: