02/10/2019 | Actualidad > AsiaView
El Dr. Toshihiro Minohara, uno de los mejores expertos en política exterior de Japón de la Universidad de Kobe, presentó el 27 de septiembre una conferencia organizada por Casa Asia para discutir sobre las relaciones geopolíticas actuales de Japón y su desarrollo en la nueva era Reiwa

Japón se encuentra ahora, según el Dr. Minohara, en un momento de “ser o no ser”. El país tiene que reflejar bien qué tipo de nación quiere ser en el futuro, sobre todo frente a la lucha de poder cada día más elevada entre Estados Unidos y China.

Durante décadas, la estrategia que ejercía Japón era “Kyohei Fukoku”, también llamada ¨Doctrina Yoshida”, que significa ¨fortalecerse militarmente y enriquecer el país¨. Esta doctrina fracasó después de la derrota en la II Guerra Mundial y el poder del ejército japonés fue notablemente disminuido. Sin embargo, el orden internacional hoy en día está cambiando, por eso “la estrategia de Japón también tiene que ajustarse” según Dr. Minohara. “Ya no se trata de fortalecerse militarmente, sino a entenderse militarmente”, añadió.

¨El destino ineludible de la historia es que todos los imperios y hegemonías no pueden escaparse de una caída final¨, así continuó su discurso. “La supremacía estadounidense tampoco podrá salir de este destino y habrá una transición hacia un período de competición por el poder, como vemos ahora con China”.

No obstante, en cuanto a esta competición explicó que no está de acuerdo con el papel de China porque ¨busca cambiar el actual orden internacional según sus intereses nacionales¨. Para él, la democracia, así como el estado de derecho, son valores que hay que defender.

Dr. Minohara expuso que la pérdida de confianza de Estados Unidos en sí mismo y la voluntad de mantener el orden internacional de la posguerra son las dos razones principales por las que el país está reduciendo influencia. Este no será un proceso inmediato, pero con la hegemonía estadounidense cada vez más reducida el mundo volverá al dicho “primat der nación”, es decir, cada país persigue su propio interés. Esto, estima Minohara, llegará a ser una crisis en los próximos 20 años.

Al hablar de las raíces del futuro conflicto global puso ejemplos como Irán, Siria, Corea del Norte, Taiwán y etcétera, pero a final subrayó: “La rivalidad entre China y Estados Unidos será el asunto más estresante, que no se resolverá hasta que una parte venza”.

A final de la conferencia, el Dr. Minohara volvió a poner el foco en Japón, con el título de “mantener un ‘poder relevante’”. “Japón tiene muchas ventajas, como una sociedad doméstica estable, buena seguridad, baja criminalidad y bajas disparidades de ingresos, pero para seguir avanzando el país necesita más innovación para estimular la economía, así como políticas de inmigración más abiertas para convertir Japón en una sociedad más multicultural”, explicó.

En los ámbitos político y militar, el Dr. Minohara citó consejos como fortalecer la cooperación con Estados Unidos, y ejercer una diplomacia más proactiva, entre otras cuestiones. “Japón necesita a un líder más visionario”, concluyó.

El acto también contó con la presencia de Yuji Takeya, cónsul general de Japón en Barcelona, y Shoji Yoshida, el director de la Fundación Japón en Madrid.