01/02/2010 | Actualidad > AsiaMedia
China es la gran oportunidad para la economía surcoreana. Corea del Sur superó rápidamente la recesión económica gracias a la fuerte demanda china, país destino del 25% de sus exportaciones. Lee Myungbak y Hu Jintao se encontraron varias veces durante 2009 con ocasión de su participación en diversos foros multilaterales o regionales

Las relaciones de alto nivel entre Seúl y Pekín son cada vez más intensas. Lee Myungbak y Hu Jintao se encontraron varias veces durante 2009 con ocasión de su participación en diversos foros multilaterales o regionales: NNUU, G20, ASEAN+3, APEC, EAS, etc. También merece destacar la Cumbre Trilateral que se celebró el 10 de octubre en Pekín entre Wen Jiabao, Lee Myung-bak y Yukio Hatoyama. La próxima Cumbre Trilateral se reunirá en 2010 en Seúl.

Corea del Sur observa atentamente como China va incrementando su peso político, económico y financiero en Asia-Pacífico. En el ámbito político, Seúl sabe que Pekín tiene la llave maestra para presionar al régimen de Pyongyang para llegar a un acuerdo que resuelva, en el marco del grupo de los 6, el conflicto intercoreano. El primer ministro chino Wen Jiabao viajó a Pyongyang los días 4 y 5 de octubre donde se entrevistó con Kim Jong il y cabe la posibilidad de que el dictador norcoreano realice a su vez una próxima visita oficial a Pekín. En el ámbito económico, China ya es el primer socio comercial de Corea del Sur y de prácticamente todos los países asiáticos, en detrimento de EEUU, la UE y Japón. En el ámbito financiero, Pekín va fomentando el uso del yuan en las transacciones financieras y comerciales.

China es la gran oportunidad para la economía surcoreana. Corea del Sur superó rápidamente la recesión económica gracias a la fuerte demanda china, país destino del 25% de sus exportaciones. En 2008, sus exportaciones a China sumaron 91.400 millones $. El comercio exterior bilateral sigue creciendo. Se ha pasado desde los 6.300 millones $ en 1992 hasta alcanzar los 168.300 millones $ en 2008, con un superávit comercial de 14.460 millones $ a favor de Seúl. Aquel es superior si se le suma el superávit de 17.550 billones $ que Corea del Sur también disfrutó con Hong-Kong en 2008. Esta región administrativa especial es la puerta de entrada para las exportaciones surcoreanas con destino a Guangdong y Shenzen. Hong-Kong goza de un sistema financiero y unos aranceles ventajosos para reexportar a China.

En 2009, Corea del Sur incrementó su superávit comercial con China hasta los 30.800 millones $. Las medidas de estímulo económico aprobadas por China favorecieron la compra de productos surcoreanos por los consumidores chinos.

Por otro lado, siguen creciendo los intercambios turísticos y culturales. China ya es un importante país emisor de turismo. En 2008, 45,84 millones de chinos viajaron al extranjero pero solo el 2,6 % lo hicieron a Corea del Sur. Según la OMT, se espera que 100 millones de chinos viajen en 2015 y el gobierno surcoreano quisiera captar hasta unos 10 millones de estos turistas chinos. Ambos países colaboran para promocionar los intercambios turísticos. Seúl ha declarado 2010 como el ‘Visit China Year’ con ocasión de la Expo 2010 Shanghai que tendrá lugar entre mayo y octubre. Pekín declarará 2012 como el ‘Visit Korea Year’ con ocasión de la Expo 2012 Yeosu.

El vicepresidente chino Xi Jinping viajó a Seúl el 11 y 12 de diciembre. Era su primera visita oficial desde que asumió el cargo en marzo de 2008 y también la primera de un vicepresidente chino en una década. Seúl concedió un gran relieve a su encuentro con Lee Myung-bak en la medida que Xi Jinping está llamado, en principio, a sustituir a Hu Jintao en la presidencia china en 2012. Varios temas en la agenda. Hablaron sobre la evolución de los contactos chino-norcoreanos para lograr que Pyongyang abandone sus ambiciones nucleares. Xi Jinping sorprendió cuando manifestó su apoyo a la propuesta del primer ministro japonés Yukio Hatoyama sobre la creación de una ‘Comunidad de Asia Oriental’ basada en la cooperación entre China, Japón y Corea del Sur y como instrumento para promover la prosperidad regional y global.

Xi Jinping también afirmó que había llegado el momento oportuno para impulsar las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio o FTA entre ambos países. No es la primera vez que surgía esta cuestión. Ya en la cumbre de APEC celebrada en Chile en 2004 el presidente surcoreano Roh Moo-hyun propuso estudiar este tema. En los últimos cinco años, los chinos han recordado periódicamente esta posibilidad tras comprobar como Seúl negociaba y firmaba un acuerdo comercial con EEUU (el KORUS FTA) en 2007 y otros dos con la UE (el KOREA-EU FTA) y el CEPA con India en 2009.Este último acuerdo entró en vigor el 1 de enero de 2010. Pero el gobierno surcoreano teme abrirse al coloso chino, un competidor cada vez más fuerte en todos los mercados. El mercado surcoreano esta cada vez más invadido por los productos manufacturados baratos chinos. Pero también China va ganando cuota de mercado con otros productos con tecnología media o avanzada. El ‘gap’ tecnológico entre Corea del Sur y China está reduciéndose. Samsung y LG están asombrados por el alto nivel tecnológico alcanzado por los teléfonos móviles de fabricación china. Lo mismo se puede decir en relación al sector automóvil chino que ya está por delante de Corea en la fabricación de las nuevas gamas de coches eléctricos. Otro dato, en 2009, Corea del Sur perdió a favor de China el liderazgo mundial en la fabricación de buques.

Por otro lado, Seúl observa como China está negociando y firmando acuerdos comerciales con sus vecinos y clientes comerciales asiáticos. China está penetrando económicamente en el Sudeste asiático. El 1 de enero de 2010 entró en vigencia el ASEAN-China Free Trade Agreement (ACFTA) con 6 miembros de ASEAN (Brunei, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia). Cuando en 2015 se incorporen los restantes cuatro miembros (Camboya, Laos, Myanmar y Birmania) el ACFTA abarcará un mercado de 1.900 millones de personas. Ello provoca el creciente interés de Corea del Sur y Japón a incorporarse a medio plazo a esta grandiosa área comercial. China también ha firmado FTA con Chile (2005), Pakistán (2006), Nueva Zelanda (2008) y Perú (2009) y está estudiando o negociando otros con 20 países. Pero la gota que puede verter el vaso de los recelos de Seúl es la posibilidad de que China y Taiwán firmen un acuerdo-marco de cooperación económica (ECTA). Taiwán es un fuerte y directo competidor de Corea del Sur en el mercado chino. Este contexto internacional tan cambiante puede llevar a Seúl a la conveniencia de negociar con Pekín la firma de un FTA y al replanteamiento de sus estrategias comerciales internacionales.

Otra cuestión que tendrá cada vez más importancia en la agenda bilateral es el Cambio Climático. Seúl está impulsando como una nueva prioridad económica ‘el crecimiento verde’. Potenciará unas políticas públicas vitales para asegurar un crecimiento económico sostenible e incluso crear empleo por medio del desarrollo de los sectores, las industrias, las infraestructuras y las tecnologías relacionadas con las energías limpias y renovables. Quiere sumarse a países de la OCDE como Suiza, Suecia, Dinamarca, Alemania, Francia que ya están potenciando una ‘industria verde’. Corea del Sur es el 9º país emisor de CO2, tras China, EEUU, Rusia, India, Japón, Alemania, Canadá y Gran Bretaña. Por lo tanto, desea controlar las emisiones de CO2, reducir el uso del carbón, mejorar las infraestructuras, concienciar a la población para utilizar energías limpias y renovables que permitan combatir las causas y los efectos del Cambio Climático. Lee Myung-bak asumió un papel activo en la Cumbre de Copenhague para poder alcanzar acuerdos internacionales al respecto. Incluso anunció su voluntad de reducir hasta el 30% sus emisiones de CO2 de aquí al 2020. En cambio, Pekín no se avino a asumir en Copenhague compromisos concretos. No agrada a Seúl tener como vecino al primer país mundial emisor de CO2, unos gases que periódicamente llegan hasta los cielos de Corea del Sur.

Jaume Giné Daví, profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: