04/02/2010 | Actualidad > AsiaMedia
Lee Myung-bak participó el 14 de noviembre en la 22ª cumbre anual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), una institución internacional que agrupa a 21 ‘economías’ de Asia-Pacífico, que representan el 40,5% de la población mundial. Se constituyó en 1989 para promover el libre comercio, el crecimiento económico y la prosperidad en la región. Incluye además de los 10 países miembros a Australia, Nueva Zelanda y Canadá

Lee Myung-bak participó el 14 de noviembre en la 22ª cumbre anual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), una institución internacional que agrupa a 21 ‘economías’ de Asia-Pacífico, que representan el 40,5% de la población mundial. Se constituyó en 1989 para promover el libre comercio, el crecimiento económico y la prosperidad en la región. Incluye además de los 10 miembros de ASEAN+3 (China, Japón y Corea del Sur) a Australia, Nueva Zelanda, Papua-Guinea, EEUU, Canadá, Perú, Chile y Rusia. También participan Hong-Kong y China Taipei. Entre sus 21 miembros encontramos a 10 de los que se sientan en el G20. Las cumbres sirven de gran foro de debate de los temas de interés común y sus recomendaciones se toman por consenso. Paralelamente a la cumbre tienen lugar encuentros bilaterales entre jefes de Estado o de Gobierno como el que mantuvo Lee Myung-bak con el presidente ruso Dmitry Medvenev.

En la declaración final de la cumbre de APEC, se insistió en la necesidad de concluir en 2010 las negociaciones de la Ronda Doha de la OMC, el rechazo de toda forma de proteccionismo comercial, la lucha contra la corrupción y el impulso de la integración económica regional. En la cumbre celebrada en Bogor (Indonesia) en 1994, se propuso la creación de una gran área de libre comercio e inversiones que agrupase a los países industrializados de la región antes de 2010, área a la que se sumarían antes de 2020 las demás economías en desarrollo. Un objetivo difícil de alcanzar. La cruda realidad nos muestra que los miembros de APEC, ante la crisis económica global y el continuado fracaso de la Ronda Doha, están potenciando su comercio exterior por otras vías alternativas: a) una vía conduce a la proliferación de una numerosa y compleja red de acuerdos bilaterales de libre comercio o FTA. Según el Banco Asiático de Desarrollo (ADB), se ha pasado de los 6 firmados en 1991 a 42 en 1999 hasta llegar a los 166 en junio de 2009. b) otra vía consiste en la constitución de un área de libre comercio, que engloba geográficamente a varios países, como es el caso del China-ASEAN Free Trade Agreement (ACFTA) en vigor desde el 1 de enero de 2010.

Corea del Sur tiene varios acuerdos comerciales en vigor: los FTA con Chile (2004), Singapur y EFTA (2006) y ASEAN (2007 y 2009) y el CEPA con India (2009). Sin embargo, estos acuerdos solo afectan al 14,2 % de su comercio exterior en 2008. Es un porcentaje bajo si lo comparamos con Chile (83,2 %), Singapur (67,7 %), Nueva Zelanda (37 %) e incluso inferior a los de EEUU (34 %), China (109,7 %) y Japón (14,7%). Cuando sean ratificados y entren en vigor el FTA firmado con EEUU (2007) y el rubricado con la UE(2009), el porcentaje de comercio exterior surcoreano regido por FTA alcanzaría más el 35 % del total (27). Están en estudio o ya en fase de negociación los FTA con Australia, Nueva Zelanda, Canadá, México, Perú y el Consejo de Cooperación del Golfo.

A continuación se hace referencia a las relaciones de Corea del Sur con Australia, Nueva Zelanda y Canadá.

a) El presidente surcoreano visitó Australia los días 4 y 5 de marzo. En Canberra mantuvo una cumbre con el primer ministro Kevin Rudd y se entrevistó con el gobernador general Quentin Bryce. Antes en Sydney participó en un foro empresarial. Pero la agenda de la visita, a diferencia de otras veces, tuvo un carácter principalmente político, firmándose destacables acuerdos marco sobre cooperación en temas de seguridad. Cabe recordar que las relaciones históricas se reforzaron con ocasión de la participación australiana en la guerra de Corea donde 17.000 soldados lucharon y 346 murieron en suelo coreano. Son dos potencias de nivel medio que comparten valores políticos y económicos, intereses comunes e incluso una alianza militar con EEUU y participan activamente en instituciones y foros internacionales como el G20, la OCDE y APEC. También las relaciones sociales y culturales se han reforzado por el gran éxito de ‘la Korean Wave’ en Australia y la presencia de una influyente comunidad coreana en el país. En 2011, se celebrara el 50º aniversario del restablecimiento de relaciones diplomáticas y será declarado «Año de la Amistad Corea-Australia».

Las relaciones económicas son intensas y con un alto grado de complementariedad. Australia es el 11º socio comercial de Corea del Sur. El comercio bilateral alcanzó los 22.600 millones $ en 2008. Las exportaciones coreanas sumaron 5.000 millones $ que corresponden a automóviles, maquinaria, equipo de comunicaciones, productos químicos y electrónica. Las importaciones de productos australianos sumaron 17.600 millones $ que incluían sobretodo recursos naturales y energéticos (petróleo, carbón, acero,aluminio) y la carne vacuna, muy aceptada por los consumidores surcoreanos. La balanza comercial es favorable a Australia. Por otro lado, en 2008 las inversiones surcoreanas en Australia totalizaron 3.200 millones $ mientras que las australianas en Corea del sur sumaron 1.700 millones $. Lee Myung.bak y Kevin Rudd decidieron reiniciar las negociaciones de un acuerdo de libre comercio o FTA. Aquellas, que se esperan largas y complejas, se reanudaron en mayo y se celebraron otras dos rondas más en agosto en Seúl y en noviembre en Canberra.

Ambos mandatarios firmaron una ‘Declaración conjunta’ en la que hacen referencia a la cooperación de intereses estratégicos, tanto regionales como globales, en los ámbitos de seguridad y defensa. Se estableció un sistema de consultas, a nivel ministerial, para cooperar en temas de desarme y no proliferación nuclear, control y lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y los tráficos ilegales, etc. También se acordó una mayor colaboración entre los ministerios de Defensa para el intercambio y la protección de información militar clasificada y entre las industrias relacionadas con la defensa y seguridad militar.

Este acuerdo es importante para ambas partes. Australia está girando sus ojos hacia Asia y desea sumar socios políticos en la región, como Corea del Sur, Japón e India. Desea participar activamente en la nueva arquitectura institucional que va diseñando en el sur y noreste de Asia. Coincide con Yukio Hatoyama y quiere estar en un futura ‘Comunidad de Asia Oriental’, sin que ello signifique debilitar sus nexos políticos con EEUU. En marzo del 2007, Australia firmó con Japón otra ‘Joint Declaration in Security Cooperation’ muy similar al firmado en marzo del 2009 con Seúl. Para Corea del Sur, los acuerdos políticos con Australia le permiten también asumir un mayor protagonismo diplomático a nivel regional y global.

b) Antes de ir a Australia el presidente realizó el 3 de marzo una visita oficial a Nueva Zelanda para celebrar en Auckland una cumbre con el primer ministro John Key. También se entrevistó con el gobernador general Anand Satyanand. Ambos países desean impulsar las relaciones bilaterales a través de la cooperación en campos como las energías renovables, bioenergía, forestación, etc. Lee y Key anunciaron la reanudación de las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio o FTA. Desde 2007 se habían celebrado dos rondas de negociaciones. La tercera ronda se reunió el 14 de diciembre de 2009 sin grandes avances debido a las dificultades surgidas en el capítulo agrícola. Las relaciones comerciales son escasas. Nueva Zelanda es el 48º socio comercial de Corea del Sur y el comercio bilateral solo sumó 1.950 millones $ en 2008. Corea del Sur exportó por un valor de 830 millones $, principalmente productos petroquímicos, coches, teléfonos móviles y maquinaria para la construcción e importó 1.120 millones $ donde destacan carne, trigo y madera. La balanza comercial es muy favorable a los neozelandeses.

c) El primer ministro canadiense Stephen Harper viajó a Seúl el 7 de diciembre para reunirse con Lee Myung-bak para reforzar las relaciones económicas y culturales así como la defensa de intereses comunes en los foros internacionales. Dos temas principales destacaron en la agenda: En primer lugar, la voluntad de coordinarse para asegurar el éxito de las dos reuniones que el G20 celebraran en Canadá y Corea del Sur en junio y noviembre de 2010. En segundo lugar, relanzar las negociaciones, iniciadas en 2005, para la firma de un acuerdo de libre comercio o FTA entre ambos países. Stephen Harper en su intervención ante la Asamblea Nacional remarcó la complementariedad entre las dos economías. La surcoreana precisa acceder a los recursos naturales, energéticos y minerales, que tiene Canadá y la canadiense interesada en importar los productos de alta tecnología producidos por Corea del Sur.

Jaume Giné Daví, profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: