30/04/2009 | Actualidad > AsiaMedia
Mientras que las zonas rurales durante el siglo XX se sentían orgullosas de pertenecer a esa China que se caracterizaba por la instauración y la práctica de las doctrinas de la revolución comunista, el siglo XXI estará dominado por las ciudades y las grandes trasformaciones relacionadas con la urbanización. Nunca antes en la historia de la humanidad se había visto un fenómeno parecido en un periodo tan corto de tiempo. Las cifras hablan por sí solas: la población urbana de China (según el registro oficial) creció 422 millones des de 1978, cuando era sólo de 172 millones, hasta los 594 millones de personas se contabilizaron en el 2007. Además, las ciudades acogen 149 millones de inmigrantes que no constan en las cifras oficiales.
Basado en el estudio de trabajo realizado durante años en los barrios situados en algunas ciudades Chinas, este estudio investiga el efecto de la reorganización urbanística y espacial de las ciudades en China i del reconocimiento de los derechos de sus ciudadanos. Este documento tiene, pues, dos objetivos: en primer lugar, mostrar que hay una relación directa entre el objetivo del estado Chino de mantener la estabilidad social y el control de los conflictos sociales y la reorganización de las zonas residenciales. Y, en segundo lugar, investigar el rol que estos espacios i sus nuevos gobiernos juegan en la justificación de su lealtad hacia el Estado

Mientras que las zonas rurales durante el siglo XX se sentían orgullosas de pertenecer a esa China que se caracterizaba por la instauración y la práctica de las doctrinas de la revolución comunista, el siglo XXI estará dominado por las ciudades y las grandes trasformaciones relacionadas con la urbanización. Nunca antes en la historia de la humanidad se había visto un fenómeno parecido en un periodo tan corto de tiempo. Las cifras hablan por sí solas: la población urbana de China (según el registro oficial) creció 422 millones des de 1978, cuando era sólo de 172 millones, hasta los 594 millones de personas se contabilizaron en el 2007. Además, las ciudades acogen 149 millones de inmigrantes que no constan en las cifras oficiales.

Basado en el trabajo de campo realizado durante años en los barrios situados en algunas ciudades Chinas, este estudio investiga el efecto de la reorganización urbanística y espacial de las ciudades en China y del reconocimiento de los derechos de sus ciudadanos. Este documento tiene, pues, dos objetivos: en primer lugar, mostrar que hay una relación directa entre el objetivo del estado chino de mantener la estabilidad social y el control de los conflictos sociales y la reorganización de las zonas residenciales. Y, en segundo lugar, investigar el rol que estos espacios y sus nuevos gobiernos juegan en la justificación de su lealtad hacia el Estado.

Leer artículo completo aquí

Artículo cedido por: