12/08/2009 | Actualidad > AsiaMedia
Las relaciones bilaterales entre Corea del Sur y la India son muy fluidas y se impulsaron decisivamente a partir de la visita oficial que el anterior presidente Roh realizó a aquel país en octubre de 2004. Asimismo, Estados Unidos, Japón, China y la Unión Europea están mostrando un claro interés económico – y estratégico- para concluir acuerdos económicos con la tercera economía asiática. India está en negociaciones de acuerdos comerciales con la UE y Japón. Ya ha negociado un FTA con la ASEAN pero su ratificación está bloqueada por la oposición o reticencias de algunos estados federados indios como el de Kerala, gobernado por el Partido Comunista Indio y contrario a las políticas liberalizadoras del Partido del Congreso. Las negociaciones con China aún no se han iniciado

Las relaciones bilaterales entre Corea del Sur y la India son muy fluidas y se impulsaron ecisivamente a partir de de la visita oficial que el anterior presidente Roh realizó a aquel país en octubre de 2004. Asimismo, Estados Unidos, Japón, China y la Unión Europea están mostrando un claro interés económico – y estratégico- para concluir acuerdos económicos con la tercera economía asiática. India está en negociaciones de acuerdos comerciales con la UE y Japón. Ya ha negociado un FTA con la ASEAN pero su ratificación está bloqueada por la oposición o reticencias de algunos estados federados indios como el de Kerala, gobernado por el Partido Comunista Indio y contrario a las políticas liberalizadoras del Partido del Congreso. Las negociaciones con China aún no se han iniciado.

Constituye un gran éxito para Corea del Sur la firma de un Acuerdo comercial, similar a un FTA, con India, uno de los BRIC o grandes economías emergentes mundiales (Brasil, Rusia, India y China). Solo Singapur firmó con India un acuerdo que entró en vigor en 2005. Las negociaciones entre Corea del Sur y la India se iniciaron en marzo de 2006 y finalizaron con la firma en Seúl, el 7 de agosto de 2009, del denominado ‘Comprehensive Economic Partnership Agreement (CEPA). Se espera que la Asamblea Nacional lo ratifique en octubre para que pueda entrar en vigor a principios de 2010. Los indios ya han dado luz verde al Acuerdo. Existe una buena complementariedad y sinergias entre ambas economías. Corea del Sur tiene otra baza importante: con India no existen, a diferencia de lo que ocurre con China y Japón y otros países, viejas heridas o algunos resentimientos producidos por conflictos o acontecimientos históricos acaecidos en un pasado.

Las relaciones comerciales entre la tercera y cuarta economía asiática se incrementaron gradualmente desde que India inició, a partir de 1991, el proceso de liberalización económica y la apertura de su economía al exterior. Pero los intercambios bilaterales son aún muy bajos si nos atenemos a las cifras. India es el destino actual de solo el 2,1% de las exportaciones surcoreanas y el origen del 1,5% de las importaciones. El comercio bilateral ha crecido progresivamente desde los 9,2 billones $ en 2004 a 12 billones $ en 2007 y 15,56 billones $ en 2008. Corea del Sur disfrutó el año pasado de un superávit comercial con India de 2,39 billones $.

La composición del comercio de ambos países es complementaria. Corea del Sur predomina en el ‘hardware’ y la India es un gran proveedor de servicios de ‘sofware’. Lo mismo cabe decir si nos referimos a la inversión coreana en la India. Corea del Sur es ya uno de los principales inversores extranjeros. Los grandes ‘Chaebols’ como LG, Samsung y Hyundai ya están allí presentes y diversificando sus inversiones en el continente indio. A ellos le han seguido numerosas PME surcoreanas que han deslocalizado parte de la producción manufacturera y de los servicios. Destacan las inversiones en la industria del transporte, equipo eléctrico, químico, equipos de oficina, etc. pero aún se trata, a diferencia de las inversiones chinas, de niveles de inversión muy bajos. Cara el futuro, las posibilidades y el margen para incrementar el comercio bilateral y la inversión son enormes especialmente para las PIMES coreanas. Lee Myung-bak ha demostrado un gran interés en las relaciones con la India, país que visitó, aún como candidato presidencial en abril 2007. Y se prevé que el presidente Lee visite oficialmente India dentro del presente año. El KOREA-INDIA CEPA acelerará y consolidará las relaciones bilaterales. Para Corea del Sur, significa más facilidades y protección para el comercio y la inversión en el 2º país más poblado del mundo (1.200 millones de habitantes), con un enorme potencial de crecimiento económico. El FMI predice para India un crecimiento del 6,5 % en 2009 y de un 5,4 % en 2010. Aunque la renta per cápita era de solo 1.052 $ en 2008, el PIB por paridad de poder de compra es el 4º mundial, tras EEUU, China y Japón.

El CEPA provocará una gradual reducción o eliminación arancelaria sobre el 74,5 % de los productos manufacturados industriales surcoreanos dentro de los 8 años desde su entrada en vigor y reducirá tarifas en otro 10,9 % dentro de los 10 años. Incluye productos industriales como componentes de automóvil y materiales electrónicos. A su vez, Corea del Sur eliminará tarifas sobre el 87,5 % de las exportaciones indias dentro de los 8 años y reducirá aranceles hasta el 50% en otros 4,8 de productos entre los 8 y los 10 años. Cabe subrayar que los productos fabricados en el Complejo Industrial inter-coreano de Kaesong, en Corea del Norte, tendrán la consideración de productos ‘made in South Korea’.

Sin embargo, la rápida negociación y firma del CEPA se explica porque se excluyeron del acuerdo áreas tan sensibles como son los productos agrícolas, los automóviles acabados (sí incluye los componentes), pesca y textiles. Estas áreas son las que provocaron las largas y difíciles negociaciones de los ya firmados KORUS FTA y el KOREA-EU FTA y que demoran o pueden demorar su posterior ratificación. También existen otros aspectos que diferencian el CEPA de los acuerdos firmados con EEUU y la UE. Estos reducen o eliminan tarifas que afectan desde el 93 % al 99 % de los productos surcoreanos dentro de los 5 años a partir de su entrada en vigor. Esta claro que Seúl ha firmado con Nueva Delhi un Acuerdo que busca alcanzar sus plenos efectos positivos más a medio o largo plazo que a corto plazo.

También se espera que el KOREA- INDIA CEPA favorezca las inversiones y los intercambios en el sector servicios. Es evidente que India espera agilizar las inversiones surcoreanas en sectores como química, metal y maquinaria. También se expandirán los servicios en áreas como telecomunicaciones, distribución, constitución, etc. Merece destacar que el CEPA incluye un apartado referente al intercambio de recursos humanos. Corea del Sur abrirá el país a la entrada a los trabajadores y profesionales cualificados indios en áreas relacionadas con las Tecnologías de la Información, ingeniería, management, consulting, investigación científica, profesores de inglés, etc.

Existe el convencimiento de que el CEPA beneficia a ambos países. Un estudio realizado por el Korea Institute for Internacional Economic Policy (KIEP) estima que el comercio bilateral pueda incrementarse anualmente unos 3,3 billones de $.

Corea del Sur esta apostando decididamente por la negociación y firma de FTA´s con los principales países y áreas económicas más importantes del mundo. Si llegan a entrar en
vigor el KORUS FTA, el KOREA-EU FTA y el KOREA-INDIA CEPA, el comercio surcoreano se posicionaría óptimamente en el comercio mundial.

Jaume Giné Daví, profesor asociado del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona. Profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: