15/02/2010 | Actualidad > AsiaMedia
Las inversiones surcoreanas en el continente africano no paran de crecer y abarcan desde los recursos de los campos petroleros en Nigeria hasta la compra o arrendamiento de grandes superficies de tierras cultivables en Mozambique. Todo ello con el objetivo estratégico de asegurase las necesidades actuales y futuras de los recursos energéticos y alimenticios de los que carece Corea del Sur

Corea del Sur desea afrontar el reto africano. Al igual que en sus relaciones con América latina puede jugar la baza de poder ofrecer una buena imagen, sin un pasado colonialista, con un modelo de desarrollo que le permitió pasar, en pocas décadas,de ser un país en vías de desarrollo a una potencia media industrial y tecnológica que cuenta con grandes empresas que se han abierto paso en todos los mercados exteriores.No cabe esconder que, al igual que China, Japón e India, también Corea del Sur busca en el continente africano los recursos naturales, alimenticios y energéticos, para asegurar el crecimiento económico surcoreano.

África contaba con 830 millones de habitantes en 2008. Concentra una gran parte de los países más subdesarrollados del mundo si bien acumula grandes reservas mundiales de petróleo y otros recurso naturales estratégicos, como uranio. Pero el comercio exterior de Corea del Sur con el continente es aún insignificante, solo 14.000 millones $ en 2008. Las exportaciones surcoreanas alcanzaron aquel año los 9.400 millones $. Pero las expectativas de crecimiento de los intercambios comerciales son grandes.

También las inversiones surcoreanas en el continente no paran de crecer y abarcan desde los recursos de los campos petroleros en Nigeria hasta la compra o arrendamiento de grandes superficies de tierras cultivables en Mozambique. Todo ello mediante contratos de larga duración, con el objetivo estratégico de asegurase las necesidades actuales y futuras de los recursos energéticos y alimenticios de los carece Corea del Sur. En esta carrera para acceder a los recursos cultivables en África, Asia y América Latina, Seúl compite con otros países, incluso con mayores capacidades financieras, como China, Japón, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Una cuestión que está suscitando algunas críticas o dudas sobre la transparencia de unas operaciones que están principalmente protagonizadas por los mismos gobiernos. El BM esta desarrollando un código de conducta internacional para establecer unas reglas al respecto.

Con el objetivo de facilitar el diálogo y la cooperación mutua, Corea del Sur y la Unión Africana celebraron en Seúl, los días 24 y 25 de noviembre de 2009, el 2º Foro CoreaÁfrica. Un primer Foro fue organizado en noviembre de 2006, cuando el Gobierno lanzó de forma muy improvisada la «Iniciativa de Corea para el Desarrollo africano». (Korea’s Initiative for Africa’s Development). Esta 2º Foro contó con la participación activa de delegaciones de alto nivel de 53 estados africanos, encabezadas por el entonces presidente de la Unión africana el gabonés Jean Ping. Entre otros mandatarios destacó la asistencia del presidente senegalés Abdoulaye Wade.

Se aprobó la ‘Declaración de Seúl’ en la que se determinaba, ente otros propósitos, la necesidad de reducir la pobreza, favorecer un ‘crecimiento verde’, es decir, un desarrollo económico que frene la degradación medioambiental y el calentamiento global. Para lograrlo es precisará una fuerte inversión en proyectos de desarrollo que desarrollen tecnologías que aseguren la eficiencia energética. También se hizo hincapié en la seguridad alimenticia y sanitaria necesaria para dar respuesta a las necesidades básicas de la población. Los representantes de los estados africanos recabaron el apoyo de Corea del Sur, que acogerá el 11 y 12 de noviembre la cumbre del G20, para que esta los miembros del G20 asuman sus responsabilidades en favor de una mayor cooperación internacional en la lucha contra erradicar la pobreza y el subdesarrollo.

Seúl se ha comprometido a incrementar la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) destinada a África, cifrada en 42 millones $ en 2005 y en 107,1 millones $ en 2008. Ahora se desea incrementarla gradualmente hasta alcanzar los 214 millones $ en 2012, año en que se prevé celebrar el 3º Forum Corea-África. También se incrementarán hasta 5.000 la cifra de estudiantes africanos becados para seguir cursos de formación en Corea del Sur así como el envío de 1.000 cooperantes surcoreanos al continente en 2012. Finalmente, Seúl se comprometió a ampliar la cooperación a través de los programas y proyectos de los organismos internacionales como el World Food Program de las NNUU, el PNUD y UNICEF.

Corea del Sur que mantiene relaciones diplomáticas con todos los países africanos, desea impulsar una nueva etapa de mayor acercamiento y cooperación con África, asumiendo nuevas responsabilidades en la defensa de los bienes públicos globales. Desde el 1 de enero de 2010 es miembro del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE.

Jaume Giné Daví, profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: