23/11/2009 | Actualidad > AsiaMedia
Barack Obama hizo la última escala de su gira asiática en Corea del Sur del 18 y 19 de noviembre de 2009. Esta visita llega en un contexto de cambios geoestratégicos en Asia oriental. Corea del Sur y Japón siguen con atención el dialogo y acercamiento chinoestadounidense y en especial los resultados de la estancia de Obama en Pekín. No ha gustado ni en Seúl ni en Tokio que Obama haya centrado su primera gira en reforzar las relaciones con los chinos, los principales, aunque no los únicos, acreedores de EEUU. Estuvo casi cuatro días en China y solo 23 horas en Japón y 24 horas en Corea del Sur

Barack Obama hizo la última escala de su gira asiática en Corea del Sur del 18 y 19 de noviembre de 2009. Esta visita llega en un contexto de cambios geoestratégicos en Asia oriental. Corea del Sur y Japón siguen con atención el dialogo y acercamiento chinoestadounidense y en especial los resultados de la estancia de Obama en Pekín. No ha gustado ni en Seúl ni en Tokio que Obama haya centrado su primera gira en reforzar las relaciones con los chinos, los principales, aunque no los únicos, acreedores de EEUU. Estuvo casi cuatro días en China y solo 23 horas en Japón y 24 horas en Corea del sur. Esta última visita quedó limitada a una cumbre con el presidente Lee Myung-bak y una visita a la base aérea estadounidense de Osan, donde aterrizó el avión presidencial a 48 kilómetros al sur de Seúl. No hubo esta vez otros contactos institucionales con los agentes económicos y sociales surcoreanos. Todo ello ha provocado ciertas suspicacias surcoreanas ante un gradual entendimiento EEUU-China. Teme que los intereses y prioridades de Seúl en relación al futuro de la península coreana queden muy condicionados por los difíciles equilibrios entre Washington y Pekín. En este caso, Seúl podría modular su estrategia diplomática en Asia, algo que ya se está planteando, hoy muy estrechamente ligada a los EEUU.

En su agenda de la cumbre bilateral Obama-Lee Myung-bak predominaron los temas políticos como el conflicto norcoreano, la presencia militar estadounidense en el país y el renovado apoyo surcoreano en Afganistán. Pero también trataron sobre la recuperación económica global y el Cambio Climático y especialmente sobre una importante cuestión pendiente: el Acuerdo de libre comercio entre EEUU y Corea del Sur ( el KORUS FTA). Ambos países reafirmaron la alianza bilateral pero en los temas concretos no se produjeron durante la cumbre grandes avances o novedades dignas de destacar.

Obama y Lee Myung-bak acordaron coordinar una vez más sus estrategias para lograr la plena desnuclearización de Corea del Norte, solo unos días antes de la visita que Stephen Borsworth hará a Pyongyang el 8 de diciembre para persuadir a los norcoreanos a que vuelvan a la mesa del Grupo de los 6. Sin embargo, estos ven en la visita del enviado de Obama un paso hacia la negociación de un acuerdo directo con los EEUU, previo a toda negociación multilateral. Mientras tanto, las relaciones intercoreanas siguen tensas como se demostró con el grave altercado naval acaecido el 10 de noviembre.

El secretario de defensa Robert Gates participó con el ministro de defensa Kim Taeyoung, el 22 de octubre en Seúl, en la 41ª ROK-U.S. Security Consultative Meeting. Gates reafirmo el compromiso militar estadounidense, incluso la provisión del paraguas nuclear, en el caso de un ataque militar norcoreano. Una posibilidad no descartada mientras Pyongyang no renuncie a seguir desarrollando su programa nuclear. EEUU también asegura este paraguas nuclear a Japón.

Actualmente EEUU tienen estacionadas en el Sur 28.500 tropas y personal militar que apoyan a los 655.000 soldados surcoreanos que deben afrontar la seria amenaza de más de 1.200.000 norcoreanos apostados al otro lado del paralelo 38. La anterior presidente Roh Moo-hyun firmó con los EEUU en 2007, un acuerdo con EEUU por el que se decidió que el ejercito surcoreano dejaría de estar sometido, en caso de conflicto con el Norte, al mando unificado de los EEUU. Este acuerdo debería ser una realidad antes del 17 de abril de 2012 y significaría la devolución del mando de las tropas surcoreanas a su propio alto mando militar. En cambio, Lee Myung-bak preferiría demorar esta transferencia para más tarde del 2012. Considera que sigue siendo necesario un mando militar unificado para hacer frente a un eventual ataque norcoreano. Entiende que el contexto histórico en el que se firmó aquel acuerdo en 2007 ha cambiado. Entonces Pyongyang había aceptado negociar su completa y definitiva desnuclearización. Hoy el Norte ha vuelto a una actitud agresiva, plasmada en su segundo ensayo nuclear del 25 de mayo de 2009 y otros posteriores pruebas con misiles de medio o largo alcance.

Por otro lado, Lee Myung-bak confirmó a Obama la decisión de su Gobierno, anunciada el 30 de octubre, de reemprender en 2010 el apoyo militar y de personal civil surcoreano en Afganistán para desarrollar programas o proyectos de reconstrucción del país, concretamente en la provincia de Parwan. No se ha decidido aún el número del contingente a enviar, algo que esta siendo consultado por el Ministerio de Defensa y la Agencia de Cooperación Internacional. Corea del Sur envió a Afganistán médicos e ingenieros militares entre 2002 y 2007. Este personal fue retirado después que 23 misioneros y voluntarios surcoreanos fuesen secuestrados y dos de ellos asesinados por los talibanes en julio 2007.

El KORUS FTA firmado en junio de 2007, aún no ha sido ratificado por los respectivos poderes legislativos. El Congreso de EEUU quiere renegociar algunos capítulos del Acuerdo, como el del sector del automóvil. Corea del Sur no acepta renegociar un acuerdo pues se siente muy presionado por la oposición política y una opinión pública que ya en su día se mostró reticente a abrir su mercado a la carne vacuna estadounidense. Aunque Obama y Lee Myung-bak confían en resolver este conflicto, el futuro del KORUS FTA sigue siendo incierto. Mientras tanto Seúl también ha firmado en 2009 otro importante Acuerdo de libre comercio con la UE (el KOREA-EU FTA) que se abrirá a la ratificación de las partes en 2010. También ya esta negociando con otros países como Nueva Zelanda y Perú.

Lee Myung-bak visitará Washigton el próximo abril para participar en la Conferencia Internacional sobre el control de la proliferación nuclear. Corea del Sur acogerá la celebración de una Cumbre del G20 en noviembre de 2010.

Jaume Giné Daví, profesor asociado de la Facultad de Derecho de ESADE. Investigador asociado al IGADI

Artículo publicado en: