Presentación del Ministerio de Cultura

La globalización ha sido descrita en muchas ocasiones como un proceso de homogeneización cultural. No obstante, la gran mayoría de fenómenos, productos y contenidos culturales que consumen actualmente los jóvenes de las ciudades de todo el mundo no tienen un sólo lugar de origen. En la actualidad, la cultura popular producida por los ciudadanos españoles se nutre de numerosos influjos que provienen de lugares repartidos por todo el globo terráqueo. Lugares entre los que destaca el continente asiático y, muy especialmente, la India.

Un país de 1.200 millones de habitantes, distinto al nuestro, pero que comparte una serie de señas identitarias como el uso de diferentes lenguas, la gran diversidad cultural o la vitalidad de sus gentes. Conforme nos hemos adentrado en el siglo XXI, a estas características compartidas se han sumando otras nuevas. El hecho de ser la democracia más grande del mundo, uno de los países más poblados y tener una de las economías más pujantes ha permitido a la India emerger como nueva potencia internacional, que si bien debe hacer frente a numerosos retos, también muestra con fuerza sus potenciales como, por ejemplo, la energía que desprende su cultura.

Se trata de un país joven, con una media de edad de 25 años. Con una población que cada vez reside más en las ciudades, donde luchan por hacer progresar una clase media que se alimenta de gustos culturales tradicionales pero que también admira lo que viene de fuera. Las bases de su cultura contemporánea se basan en la tradición cultural, su gastronomía o el cine de Bollywood, cuyas manifestaciones han irrumpido con fuerza en las ciudades europeas. Pero al mismo tiempo, los jóvenes indios también muestran su interés disfrutar de otras culturas, salir al extranjero y beber de fuentes culturales de diversa tradición.

Es en esta encrucijada donde se encuentran los jóvenes indios y españoles, entre la fuerza de la tradición cultural y el potencial de sus culturas contemporáneas a nivel internacional. En este encuentro podemos cruzarnos sin intercambiar palabra o podemos entablar un diálogo que genere sinergias y nuevas representaciones culturales que nutrirán a los artistas, diseñadores y profesionales de ambos países y, por supuesto, a nuestras sociedades civiles.

Ministerio de Cultura de España

Introducción de Casa Asia

Es una gran satisfacción para Casa Asia presentar en Nueva Delhi el programa «Nuevas Culturas Urbanas», tras las exitosas ediciones celebradas en Tokio (2009) y Seúl (2010). Esta nueva edición, que Casa Asia organiza conjuntamente con el Ministerio de Cultura y la colaboración del Instituto Cervantes, pretende facilitar el encuentro de tendencias y protagonistas dispares así como potenciar las relaciones entre artistas y creadores indios y españoles de prestigio. Además, es una buena oportunidad para dar a conocer en la India la gastronomía, la moda, los videojuegos, el deporte, la música, el diseño y el cine que hoy se hacen en España.

Casa Asia es una institución de diplomacia pública impulsada y financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno de España, la Generalitat de Catalunya y los Ayuntamientos de Barcelona y de Madrid. Su misión es la de promover el conocimiento de Asia-Pacífico en España y fomentar relaciones entre las sociedades civiles de España y los países de Asia-Pacífico. Desde los primeros pasos de este proyecto, ha sido nuestro deseo mostrarlo en Nueva Delhi, porque India es desde hace años objeto de máximo interés en los ámbitos educativo, cultural y económico de los programas de Casa Asia.

La cultura urbana es un elemento esencial de la civilización india. Los reinos, imperios y civilizaciones que durante más de cuatro mil años forjaron la realidad política y cultural del espacio índico, siempre se consolidaron en torno a vibrantes y ricas ciudades. El largo recorrido espiral de la civilización india ha cosechado incontables frutos. El inconformismo filosófico, la agitación de las ideas y de la cultura y el renacimiento de la creación artística, se han traducido en textos, arquitectura, ideas, música y obras de arte que un día nacieron siendo locales, en el subcontinente, y que hoy son universales. La India del siglo xxi sigue absorbiendo nuevas culturas urbanas e integrándolas en el magma milenario de sus “viejas-nuevas” tradiciones. El resultado es una versión india de la modernidad que, de nuevo, suscita la atracción y curiosidad del mundo.

Arte, lengua y cultura son pilares sobre los que se asienta la tradición y la imagen de España y de lo español en el mundo. No es necesario profundizar aquí en la fuerza del idioma español y en el interés que despierta su vitalidad hablada y escrita. Una prueba de ello es la presencia en Nueva Delhi del Instituto Cervantes, en cuya sede tienen lugar estas jornadas.

Gracias al esfuerzo del Ministerio de Cultura de España, del Instituto Cervantes, de la Embajada de España en Nueva Delhi y de muchos otros colaboradores y amigos de la vida urbana y sus manifestaciones hemos logrado congregar a una destacada representación de protagonistas indios y españoles cuyos ámbitos de actividad agrupamos hoy bajo el nombre de «Nuevas Culturas Urbanas». Estoy seguro de que, además de permitir un mejor conocimiento del ‘otro’, y de reconocer también asombrosas similaridades que disuelven las distancias aparentes, estos diálogos y muestras programadas servirán para fomentar la colaboración y forjar proyectos conjuntos que beneficien a las industrias culturales de ambos países. Esa es la misión de Casa Asia y en ese empeño trabajamos.

Juan José Herrera de la Muela
Director general de Casa Asia

Bienvenida del Instituto Cervantes de Nueva Delhi

Desde el Instituto Cervantes de Nueva Delhi nos parece especialmente oportuna la iniciativa de celebrar la tercera edición de «Nuevas Culturas Urbanas» en esta ciudad después de los exitosos encuentros de Tokio y Seúl. La oportunidad de esta iniciativa tiene para nosotros una triple dimensión: el crecimiento de la ciudad de Delhi, la sinergia entre instituciones españolas y el refuerzo del diálogo entre España y la India.

Nueva Delhi es una ciudad en eclosión. Con sus 16 millones de habitantes, su nueva red de metro y sus recientes infraestructuras construidas a raíz de la celebración de los Juegos de la Commonwealth en 2010, se ha convertido en una de la ciudades más vibrantes de la India, un país que precisa inventar nuevas culturas urbanas para una generación de jóvenes inquietos que están descubriendo la ciudad del siglo XXI.

La sinergia entre instituciones españolas en tiempos de crisis es especialmente bienvenida. El Instituto Cervantes de Nueva Delhi es un centro joven que acaba de celebrar su segundo aniversario, aunque ya cuenta con un volumen de estudiantes que lo sitúan entre los primeros de la red Cervantes. El interés por el español y la cultura española es palpable en la ciudad. En este contexto la concurrencia en Delhi de instituciones españolas como Casa Asia, el Ministerio de Cultura y la Embajada de España en Nueva Delhi es muy significativa para el desarrollo del centro.

Desde Frederic Amat hasta Agatha Ruiz de la Prada, pasando por Ritu Kumar y Jivi Sethi, por Kike Maíllo, Iván Lobo y Vishal Gondal el intercambio promete ser interesante. John Carlin se encargará de hacer presente al español más conocido en la India: Rafael Nadal, y la industria de los videojuegos y los móviles dotarán a las jornadas de un contenido digital. El cine, la gastronomía, la música y la danza complementarán estas jornadas que se celebran en la ciudad de mayor crecimiento de la India. Bienvenidos pues a las «Nuevas Culturas Urbanas» de Nueva Delhi.

Óscar Pujol Riembaud
Director del Instituto Cervantes de Nueva Delhi

Próxima estación: Nueva Delhi

En la India, nada más bajar del avión, ya notas que algo te despierta. Una sensación de calor abraza tu cuerpo, los olores inundan tu nariz y un indescriptible laberinto de personas y vehículos sacude todos tus esquemas, para decirte: ¡estás en India!

Sobra decir que Nueva Delhi no representa a toda la India, un país con vocación de subcontinente cuya extensión, cultura y ricos matices requeriría de varias vidas para comprender su esencia. Pero un simple paseo por Nueva Delhi ayuda a conocer la vibrante vida de sus calles, sus bazares, sus contradicciones. A observar, mediante una fotografía de inicio del milenio, cómo el territorio que conforma la capital no escapa al proceso de transformación que sufren las principales ciudades del mundo. No en vano es una de las principales megalópolis, con más de 16 millones de personas que se reparten por unos 1.500 kilómetros cuadrados de extensión en los que viven, sienten y se mueven.

Miles de rickshaws verdes y amarillos que intentan colarse por cualquiera de las rendijas que dejan coches, autobuses, camiones, motocicletas, bicis, carros, etc. Un ruidoso caos que rezuma vida y que tiene sus propias claves: para avanzar sin colapsar sus arterias has de pitar constantemente. Es como un videojuego, una cápsula de realidad virtual, pero sin cápsula ni vídeo virtual. Real como la vida misma. El tráfico es una excelente metáfora de cómo se mueve la India. Y en ese movimiento, una de las principales novedades que confiere a Nueva Delhi un toque mucho más urbanita y que imprime mayor velocidad al desarrollo de sus comunicaciones, sin duda es el Metro.

Otra de las novedades que llama poderosamente la atención es el incipiente surgimiento de una nueva clase media. Sobre todo en el centro de la ciudad, junto a la estación de metro de Connaugth Place, es posible ver a muchos jóvenes vestidos a la última moda, con sus iPhones, sus gafas de sol último modelo, portátiles o tabletas con conexión a Internet, wi-fi gratis en los cafés más modernos, algunos de marca europea o americana que se han instalado en el centro. La llegada de las marcas globales cala con fuerza en una nueva Delhi al abrigo de esa nueva clase media, que acuden a zonas de espectáculo como «Piccadelhi», en memoria del mítico Piccadilly Circus de Londres.

Un proceso de creación y expansión de una imagen global que también abre sus puertas a la creación y a las industrias culturales de otros países, en la que ámbitos como el cine, la fotografía, los videojuegos y el ocio digital para móviles y tabletas, el diseño y la moda, la alta gastronomía, el deporte, la música o cualquier otro tipo de artes gráficas y visuales procedentes de países con pedigrí o renombre artístico, son recibidas con auténtico apetito.

Por todos estos motivos, y por la fuerza emergente de India en todos los sentidos, Nueva Delhi se postula como el lugar idóneo para acoger la tercera edición de los Diálogos sobre «Nuevas Culturas Urbanas», en la que protagonistas de muy alto nivel en el panorama artístico y creativo indio y español reflexionarán sobre las peculiaridades y sinergias que ambos países pueden compartir en el ámbito de la cultura.